Hemos elegido el nombre de Odiseo porque para nosotros simboliza la figura del inmigrante, de quien recorre el mundo y experimenta la alegría o el dolor que causa la acogida o el rechazo de aquel pueblo que lo recibe. Queremos ser como Alcínoo, rey de los feacios, quien en la Odisea de Homero, recibe a Ulises con estas palabras:
Oíd lo que os digo, las palabras que mi corazón en el pecho me dicta. He aquí un huésped que no sé quién es; llegó errante a mi casa, venga ya de poniente o de donde amanece la Aurora, nos suplica encarecidamente que lo acompañemos.

jueves, 25 de febrero de 2010

Desmontando a Rick (II)



Seguimos con el texto que hemos traducido de la página de breakthechain.

La veracidad de las afirmaciones hechas en dicho artículo, sin embargo, es una cosa que el autor debe demostrar. Lamentablemente, Rick Mathes dijo a BreakTheChain.org que él no proporcionará más detalles porque, según sus palabras, "temo una venganza o represalia - tengo que proteger un ministerio de prisión de 20 años”. Los relatos de terceros de los acontecimientos en cuestión dibujan un cuadro considerablemente diferente del ofrecido por Mathes. Tim Kniest, portavoz del Departamento de Correccionales de Missouri, dijo a la agencia de prensa Lee que la sesión de entrenamiento en cuestión era para voluntarios de la prisión y ocurrió en una instalación de una prisión en Fulton, Missouri. Sin embargo, según Kniest, el recuerdo de los funcionarios de la prisión de los acontecimientos de ese día se diferencian de los de Mathes en varios aspectos: - Invitaron a líderes religiosos que representaban la fe seguida por los internos a presentarla. - El representante del Islam no era un Imam, sino más bien un interno musulmán que fue presionado para que hiciera la presentación, después de que no pudieron conseguir la presencia de ningún Imam. - Los funcionarios de la prisión confirman que preguntaron al interno musulmán unas cuestiones que él era incapaz de contestar, pero ninguna del tipo de las sugeridas por el señor Mathes. Mathes, sin embargo, mantiene que el suyo es un relato exacto, describiendo los hechos que él conocía entonces, pero apuntó algún detalle más que hace que el encuentro parezca menos antagónico que su relato original: " ... el interno fue presentado como 'un Imán'. El señor Kniest no estaba allí para saber lo que se dijo o no y no puede refutar que lo que escribí no se dijo. De hecho cuando dije, “tengo un problema para ser su amigo cuando su fe le dice que tiene que matarme para ir al cielo.” Todo el mundo se echó a reír. Cuando su presentación había terminado y hubo un tiempo para un descanso, compadecimos al interno, incluyéndome mi mí. De hecho le hice un gesto y dije “Salaam” (la paz) y él respondió con una risa de complicidad. Sabiendo que no había ninguna animosidad entre nosotros. "Realmente hice las preguntas cuya respuesta necesitaba saber y él no respondió como pensé que él lo haría. Esperaba que él defendiera esta cosa de la "jihad" como los musulmanes rebeldes usan la religión para encubrir sus horribles acciones. "Su silencio me conduce a concluir que o bien él era ignorante de su fe, fue cogido con la guardia baja y quedó mudo, o bien estaba de acuerdo con mi premisa y conclusión (que es lo que pienso que ocurrió). "He recibido 24 correos electrónicos a favor del artículo y sólo con 1 contra. Convenimos que hay "un volcán que se cuece a fuego lento " en la comunidad musulmana.


Muéstreme un Imán que cante "Dios bendiga América" o diga "la Promesa de Lealtad a la Bandera" y estaré dispuesto a escucharlos desacreditar los miedos que tenemos a la comunidad musulmana y todo lo que nosotros vemos y oímos en los medios de comunicación. Hasta que la comunidad musulmana americana hable alto, tengo mi duda sobre los que los unen."
Sin embargo, este ensayo no alcanza a ser la prueba de que los líderes del Islam no pueden negar la naturaleza violenta de su propia religión que muchos desearían. Ya que ambos partes han reconocido que la persona a la que Mathes preguntaba no era un funcionario islámico, ni un reconocido experto en religión, sus acciones no deberían ser consideradas indicativas de todos los musulmanes.

Hasta aquí el artículo de Breakthechain.org.

Es curioso que un artículo que se escribió en el 2003 circule todavía por Internet, sea publicado en webs o blogs de entidades católicas y sea enviado mediante correo electrónico. Sin ir más lejos, el pasado 1 de diciembre era publicado en el blog Un alma para el mundo (Los blogs de ReligiónenLibertad.com), del sacerdote católico Don Juan García Inza. En los comentarios alguien que adopta el nombre (alias o nickname) de Laertíada le decía a Don Juan:
No difunda bulos, por favor. D. Juan: ¿No tiene otra fuente del “informe” que haberlo recibido por correo electrónico? El mensaje circula desde 2003 con varios grados de alteración. El original fue publicado por Rick Mathes en su página de Mission Gate Prison Ministry.

Puede verse en la
caché de Google: http://tinyurl.com/yg6wncg

El hecho parece haber ocurrido en un correccional de Fulton, Missouri. El funcionario de prisiones
Tim Kniest manifiesta que quien habló en nombre del Islam no tenía formación como imán, era un simple preso. Niega que se hicieran preguntas sobre la Yihad. Rick Mathes se ha ratificado en su versión, pero matizándola considerablemente. En la traducción española que Ud. presenta, parece que el Sr. Mathes es un capellán de prisiones católico. De ningún modo. Se trata de un ministro baptista. El reverendo Dr. Mark Durie dice en la página:

“Es irresponsable difundir este relato porque es una fuente de información no fiable sobre el Islam y presenta su doctrina de forma imprecisa. La verdad es ya bastante dura de comprender y asimilar sin necesidad de estos informes confusos. No pongo en duda la experiencia del capellán, pero no le haría mucho caso a esta historia...”

Varios sitios sobre leyendas urbanas han clasificado el asunto como: “los hechos están bajo sospecha”:

En este sitio se nos dice que Greg Kearney de Lee News Service escribió en un artículo que un portavoz de la prisión que había organizado el acto al que asistió Mathes, dijo que el tal imam era sólo un preso musulmán sin excesiva preparación y que, pese a que respondió a varias cuestiones relativas a su fe de la mejor manera que pudo, no fueron objeto de diálogo ni la “jihad” ni la violencia de los musulmanes contra los no creyentes o infieles.

No hay comentarios: